RSS

Archivos Mensuales: mayo 2011

La dependencia cultural

“En una situación de dependencia cultural, la función de producción del conocimiento tiende a limitarse a la aprobación de la ciencia y la tecnología generadas y en ocasiones impuestas por los demás países más avanzados… Los pueblos dependientes no existen para sí, sino en función de otros, y nuestras universidades al asignar tanta importancia a la reproducción del saber originado en otras partes contribuyen a afianzar esta situación de dependencia cultural más que apropiarse críticamente del conocimiento para revalorarlo y reorientarlo , no como puro valor de verdad sino como verdad situada histórica y culturalmente”.


La dependencia cultural se ha convertido en uno de los limitantes de las sociedades dependientes, las cuales aprueban la ciencia y tecnología que se generan en países “más avanzados” , esto ha dado origen a que estas sociedades vivan en función de lo que los otros pudientes les permitan, y lo más triste es que muchos centros de construcción de conocimiento dan importancia a un conocimiento ya formado en otros países; de esta manera se fomenta la dependencia cultural lo cual quita todo aspecto de crítica social, haciendo personas zombis sin conciencia propia acerca de lo que hacen.

Por mucho tiempo acostumbraron a llamarnos países tercermundistas, países en vías de desarrollo, países subdesarrollados entre otros lo cual a recaído en una crisis depresiva de la identidad del país y de su población, dando como resultado la muerte de ilusiones y la pobreza mental e intelectual de las personas.

La dependencia cultural a dado como resultado que terminásemos adoptando ideologías ajenas y conocimientos que no son nuestros dando paso que no podamos producir nuestro propio conocimiento y demos mas importancia a lo extranjero antes que a lo propio.

Parte de esta dependencia se da cuando las universidades reproducen saberes de otras partes menos de lugar en donde nacen. La verdadera responsabilidad y tarea de la universidad más específicamente (como instituciones constructoras de conocimientos) es la de apropiarse de manera critica el conocimiento y reorientarlo, no solo como una verdad mas o una teoría más sino transformar ese conocimiento en una verdad situada en nuestros contextos históricos y culturales.


Anuncios
 
 

La universidad y la crítica social

                                                         

                                                   

          

“La acción política de la universidad debe concebirse como una tarea coherente con su naturaleza de institución centrada en el conocimiento y la crítica social…”

Antes se mencionaba acerca del rol político de la universidad desde una perspectiva mas amplia acerca de la política, ahora profundizamos en las tareas de las universidades, donde se demanda coherencia con su naturaleza y apostando siempre a la construcción de un conocimiento critico es decir, plantearse interrogantes que permitan profundizar y ampliar el conocimiento de una realidad investigada.

Por lo general estamos acostumbrados a relacionar a la crítica como un hablar de la gente en ocasiones de sus defectos o cosas afines, pero en este caso, la crítica se basa en interrogantes que nos permitan profundizar en el conocimiento de acuerdo a la investigación realizada de la realidad.


La tarea de la universidad está inmersa en estos aspectos, donde la formación de personas criticas permitirá que haya una mejor relación con el desarrollo de la ciencia; Alaiu Touraine nos menciona que el ser de las universidades es el de plantear análisis críticos de la producción, transmisión y aplicación del conocimiento, siempre tomando en cuenta la producción, transmisión y el último paso, aplicación del conocimiento ya descartando una ciencia estática, donde los protagonistas del proceso son personas capaces de ser críticos acerca delo que reciben como conocimiento y como ellos deciden profundizarlo y desarrollarlo con la práctica.


 
 

¿Una torre de babel?

“…la ciencia ha tenido que dividirse en ciencias y estas en disciplinas cada vez mas particulares que estrechan cada vez más sus campos de estudio y los penetran en profundidad pero aisladamente… esta desarticulación del saber constituye uno de los problemas más angustiosos de la cultura actual en la que, como en una nueva Babel, el lenguaje de cada ciencia resulta cada vez más hermético e impenetrable para las demás.”

La ciencia se ha convertido en una nueva torre de Babel ya que al cabo de un tiempo se ha fragmentado en disciplinas que comúnmente llamamos materias en nuestro medio las cuales han pugnado por una mayor precisión en sus campos de estudio, pero como en la torre de Babel, al final terminaron cada cual hablando su propia lengua sin que el otro le pudiese entender. Esto es preocupante la individualización la poca interrelación y el alto hermetismo lo cual ha decaído en poca colaboración y poco dinamismo de la ciencia, dejándola estática cuando no lo es.


Muchos recordamos la tan famosa torre de Babel del pasaje bíblico del libro de Génesis donde dice que los hombres iniciaron una obra conjunta la cual era la de construir una ciudad y una torre que llegue a los cielos, ya muy avanzada la torre Dios descendió y cuenta la biblia que nada los hacía desistir hasta que Dios los confundió con leguajes nuevos a varios hombres, los cuales se esparcieron por la faz de la tierra.

Bajo este aspecto podemos reconocer que la construcción del conocimiento puede en ocasiones llevar a situaciones inesperadas, Babel se construía con tal rapidez gracias al trabajo en conjunto de la gente, pero también se creían imparables hasta que alguien llamado Dios los detuvo y se esparcieron; asimismo el conocimiento en la actualidad crece y se construye con rapidez lo cual ha ocasionado el fraccionamiento del mismo y muchos ni siquiera se ha dado cuenta de ello, ya que cada cual ha comenzado a tomar su propio camino profundizando en la individualidad pero siempre de manera aislada.

El autor nos menciona acerca de la necesidad de interconectar para profundizar mejor acerca de un conocimiento más amplio y no fragmentado.


 
 

La universidad como buena institución política

“La Universidad, como instancia privilegiada en la construcción de conocimiento, no puede limitarse a ser una comunidad de científicos en busca del saber sino que está llamada a convertirse en una institución política en el más amplio sentido del término, copartícipe en las tareas de la planeación y del diseño de los sistemas sociales.”

Hay varias instituciones que son privilegiadas en la tarea de construir conocimiento, entre ellos las universidades, pero varios de estas instituciones se han limitado a solamente ser buscadores y acumuladores del saber, dejando por debajo sus funciones reales que son las de tomar decisiones y administrar acerca de ese saber como instituciones políticas en el buen sentido de esta palabra (no politiquería), relacionándose con la sociedad en la que está inmersa.


Cuando hablamos de producción de conocimiento, de ciencia y temas a fines con estos, creemos que nada tiene que ver con la política o cosas por el estilo; existe la tendencia a creer que la política es digna de aquellos personajes que están sentados en un gran sillón tras un escritorio que lleva su nombre o en otros casos se visiona como política a todo aquello que tenga que ver con los partidos políticos, movimientos, etc.

Pero poco hemos puesto atención acerca de lo que en realidad significa política y como esta se relaciona con la ciencia. Es complicado apreciar la política como un arte de gobernar, es decir, entenderla como una actividad humana que se basa en la toma de decisiones para administrar un beneficio en la sociedad, entre esos beneficios encontramos a la ciencia, el conocimiento, los cuales permiten a la sociedad salir de la ignorancia siempre y cuando entre ellas haya interacción y se creen acciones que favorezcan la dinámica del conocimiento.

En este aspecto las instituciones como las universidades se por mucho tiempo se dedicaron a solamente acumular el conocimiento, a lo cual el autor hace un llamado a que dejen esa visión y procedan a tomar las riendas de la administración de un bien social, lo cual implica no solamente construirlo, además de ello, darlo a conocer y permitir que haya un dinamismo entre las sociedad y el conocimiento adquirido.


 
 

El saber es poder

“La ciencia investiga operacionalmente la realidad tratando de explicarla pero no se queda en la explicación estática sino que esta explicación posibilita y enriquece la acción. Saber es poder”

La posibilidad de investigar acerca de una realidad nos permite establecer un conocimiento acerca de esa realidad, es decir nos permite poseer un saber acerca de algo, pero la ciencia no es estática, es dinámica, es decir que nos da la posibilidad de tomar acciones acerca del conocimiento adquirido de la investigación realizada lo cual nos da un poder, es decir que podemos actuar sobre lo que investigamos (la realidad) interactuar con aquello y transformarlo.

Cuando hablamos de una investigación operacional, nos basamos en los argumentos teóricos y operacionales que tenemos para explicar la realidad que nos rodea, dando procedimientos y formación de teorías que permitan explicar esa realidad observada; en varios casos como en épocas pasadas se quedaba en la sola interpretación de la realidad lo cual era privilegio solo de personas con posibilidades de tipo económico, de clase social, etc. Los cuales manipulaban el conocimiento adquirido a su antojo impidiendo que los demás grupos sociales accedan al conocimiento y puedan interactuar con la realidad investigada.

El autor de este material apunta a dar un paso mas allá de una simple teorización, es decir a un interactuar con la realidad investigada y a una transformación de la misma, rompiendo con viejas creencias de un conocimiento exclusivo para ”pudientes”, dejando de lado la manipulación existente, para lo cual se toma en cuenta lo que Francis Bacon sostenía: “El saber es poder”, dando la posibilidad de acceder al conocimiento sin tabúes y tomar acciones que pueden transformar la realidad de acuerdo al conocimiento que hemos adquirido de ella.